Quod scripsi, scripsi Horacio Archundia RUBÉN ÁLAMO: LA DISYUNTIVA.

Comparte y dale me gusta

El camino de las candidaturas independientes no está caminado – aunque se halle abierto- en el Estado de Colima y eso lo sabemos todos. Hubo dos o tres intentos en elecciones recientes, sin que quienes contendieran recibieran el respaldo del grueso de la sociedad. Las reformas que, sin embargo, propuso a la Legislatura del Estado el gobernador Ignacio Peralta, ampliaron las posibilidades para miles de ciudadanos, toda vez que redujeron significativamente los requisitos para que cualquier persona se registre y participe con absoluta libertad. La participación de los colimenses en los procesos jurídicos denominados iniciativa popular, referéndum y plebiscito, por ejemplo, reglamentados hace ya muchos años, no han sido utilizados como se debe, porque las protestas de los ciudadanos se han concretado a los comentarios en redes sociales y no han ido más allá del repudio hacia muchos políticos. En ese sentido, y solo después de la incursión decisiva de dos políticos de talla nacional, que se han hecho famosos por sus triunfos como ciudadanos y porque han aplicado medidas impactantes en el desempeño de sus funciones, – el Bronco, gobernador de Nuevo León, y el diputado jalisciense Pedro Kumamoto-, la elección del año próximo, reflejará al fin la intervención de los ciudadanos y permitirá que los propios electores valoren su apoyo hacia quienes participen. A todos nos quedará claro que algunos de los que se registren harán el ridículo, unos porque no tienen los suficientes simpatizantes, otros porque no cuentan con recursos para movilizarse, muchos más porque son meros locos que juegan a ser políticos ajenos a una realidad pasmosa: para hacer política en nuestros tiempos, desafortunadamente, hay que tener dinero y equipos de trabajo sólidos y dinámicos. Hay que tener estructura, ideas, planteamientos, relaciones, proyectos creíbles y apoyo de mucha gente. Las candidaturas ciudadanas no deben ser para los ocurrentes ni para los deschavetados, que abundan en el “ambiente” político. Quien aspire a postularse por la vía independiente no debe tener “cola que le pisen” ni debe lanzarse a vituperar a los contrincantes nomás porque sí. El candidato ciudadano que esperamos los ciudadanos – valga la redundancia-, debe ser un individuo capaz de convencer por la decencia de su persona, por la honestidad de su vida y por su servicio a la sociedad. Si se involucran o registran personajes cuestionados, locos electoreros y payasos de campañas van a degenerar y a corromper la elección y desacreditarán seriamente el proyecto de la participación ciudadana independiente en los procesos electorales futuros. No se debe permitir que se convierta la elección en circo y en teatro de enanos de jaripeo ni en guasa social. En Manzanillo, en ese tenor, la figura de Rubén Álamo Navarro es la que mejor encaja en esta concepción de las candidaturas ciudadanas. Lo único que pudieran reprocharle en el proceso, es su filiación priísta pasada, a la que renunció dignamente cuando le cerraron el paso y cuando buscó hacer las cosas de buena manera. Acostumbrados a la dirección sin protesta, a dar instrucciones ante una militancia obediente, dúctil y maleable, los autócratas del priísmo consideraron a Rubén Álamo un elemento subversivo. Lo presionaron entonces, lo cercaron, lo atropellaron tomando decisiones sobre su nivel de dirigente, y el joven empresario que ofrecía muchas ventajas al tricolor de la región, salió por la puerta grande renunciando al partido y a la dirigencia. Torpemente, lo pusieron en el camino de la independencia y de la libertad electoral. Lo devolvieron a su condición de ciudadano pensante, capaz de enfrentarlos si se descuidan. En ese contexto, a nadie debe extrañar que al verlo fuera del PRI le sobraran propuestas políticas. El PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD han buscado acercamientos con el ex líder del PRI municipal y le han hecho ofrecimientos para sumarse a un frente común que pretende ganarle la elección al bloque PRI-Verde-Panal-PT, que “jugó” unido la elección pasada. El PRD ya sabemos cómo: pidiendo a cambio posiciones como la que tuvo a su cargo la principal traidora de ese partido, Indira Vizcaíno Silva, que después de cobrar durante meses en el gobierno estatal, acabó por renunciar para colgarse de la cubierta del barco que capitanea quien tiene amplias posibilidades de ganar la presidencia de la República: Andrés Manuel López Obrador. El perfil de Rubén Álamo, pues, se precisa y se aclara, como el de un empresario honrado, caballeroso, benévolo y filantrópico, que ha dejado una larga huella de servicio social. Es, así, un pretendiente muy serio que de participar por la vía independiente, tiene grandes probabilidades de ganar la alcaldía si organiza debidamente su equipo y si consigue deshacerse de algunos elementos non gratos que afectan su proyecto general. Pero por otra parte se apuntala como el candidato idóneo del frente que citamos, si la principal figura – Martha Sosa- se niega a contender veinte años después de haber ganado la presidencia municipal como primera mujer y panista, en Manzanillo. Es decir: el Frente PAN-MC-PRD tiene solo dos opciones: Martha Sosa como emblema del panismo genuino, serio, respetable, o Rubén Alamo Navarro como adherente o externo. La disyuntiva es esa. Solo él tiene la decisión.
UNIDAD DEPORTIVA INFANTIL. Con una inversión del orden de los quince millones de pesos, la Unidad Deportiva Infantil que construye el Ayuntamiento de Manzanillo, beneficiará al menos a doce mil niños de las delegaciones de Salagua y Santiago. La obra comprende un amplio número de opciones para ejercicio y recreación y constituye, sin duda, una de las mejores obras que ha emprendido la administración municipal que encabeza Gabriela Benavides. La gestión se debe a la iniciativa de la propia alcaldesa, y quizá ahora no se dimensione el proyecto y habrá incluso críticos del mismo, pero en pocos años se apreciará el visionario esfuerzo realizado y la generosa inversión ejecutada para contribuir al mejoramiento del nivel de vida de miles de niños del municipio, que serán los ciudadanos del futuro. Sin lugar a dudas, para quienes ya vimos los trabajos, nos convence la trascendencia y el alto impacto de esa obra. Ya la verán inaugurada.
POR HOY, BUEN DÍA.

 

TE PUEDE INTERESAR:  “Griselda Martínez, la peor enemiga de Manzanillo”

 

Comparte y dale me gusta