Con desarrollo, tasa de suicidios aumentó 250 por ciento en Corea

Comparte y dale me gusta

*Mercedes S. Gieffré, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) de la Universidad Nacional de Mar de Plata (Argentina), dictó videoconferencia en el marco de la V Jornada Académica Internacional sobre Corea.

El incremento en la tasa de suicidio en Corea del Sur, fue el tema de la videoconferencia que impartió Mercedes S. Gieffré, directora del Centro de Estudios de Corea y China (CECCHI) de la Universidad Nacional de Mar de Plata (Argentina), en el marco de la V Jornada Académica Internacional sobre Corea que organizó la Universidad de Colima.

En su disertación, S. Gieffré dijo que el incremento en la tasa de suicidio en Corea del Sur es un estudio de investigación que realizó hace dos años en la clase media de aquel país.

Lo que se detectó es que las personas con más probabilidades de cometer suicido se encuentran en esta clase, más hombres que mujeres, más solteros que casados, mayores que no tienen hijos y más militares que civiles.

“Vimos que la presión social externa al individuo tiene una influencia directa con el número y tipo de suicidios; el riesgo aumenta, además, cuando la influencia de la sociedad es excesiva”, aseguró la experta.

Indicó que Corea tuvo un aumento impresionante en la tasa de suicidio, del 250 por ciento de 1990 a 2004, pues a medida que se desarrollaba industrialmente su clase media se fue reduciendo.

Mercedes S. Gieffré dijo que el suicidio fatalista se puede aplicar a Corea debido a que hay personas que deciden quitarse la vida como consecuencia de una sociedad con normas excesivamente rígidas, porque no soportan la presión económica, estudiantil, la académica; así como la vejez, la enfermedad, la presión social, el bullying, el divorcio y la pérdida afectiva.

Comentó que, desde hace cinco años, en Corea se tomó conciencia de esta situación y empezaron a establecer políticas públicas para tratar de disminuir este problema.

Manifestó que ese país, en dos generaciones, transformó el analfabetismo extendido en una educación que sostiene la economía a pesar de que no tiene recursos naturales; su logro es el capital humano. Sin embargo, los adolescentes coreanos tienen las tasas más altas del mundo en infelicidad y suicidio.

Comparte y dale me gusta