Entregan Premio Narrativa Colima a Fabio Morábito

Comparte y dale me gusta

*“Es un aliciente, un reconocimiento que ayuda a sobrellevar lo ingrato que es escribir en un país que no se caracteriza por leer mucho”, comentó el escritor.

Al recibir el Premio Bellas Artes de Narrativa Colima 2017 que otorgan el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad de Colima, Fabio Morábito expresó que “el único premio para nosotros los escritores es poder, todos los días, seguir escribiendo”, y manifestó el gusto de haber ganado este reconocimiento sin saber que estaba concursando.

Durante una ceremonia realizada la mañana de este viernes en el auditorio de la Faculta de Letras y Comunicación como parte de la Semana FALCOM, autoridades del INBA y la UdeC entregaron el Premio Narrativa Colima 2017 a Fabio Morábito por su libro de cuentos “Madres y perros”, publicado en la Editorial Sexto Piso.

En la entrega número 38 del Premio Narrativa Colima, Gloria Vergara, profesora del plantel, realizó una semblanza de Morábito y comentó el libro galardonado, compuesto de 15 15 relatos “que nos sorprenden por sus finales imprevistos que son más bien comienzos de otras historias, y por el desenfado con el que diseña a sus personajes sintéticos, pasados por tonalidades ‘chaplinezcas’ que se antojan en el traspatio de un mundo de aparecidos, de verdades a medias, múltiples, confusas e inconclusas”.

Asimismo, dijo que “en la literatura de Fabio los ámbitos de las culturas mexicana e italiana se funden, pues como él mismo reconoce, la infancia es fundamental en el ejercicio de la escritura y las experiencias de vida llegan de un lado y otro para apropiarse de la página a través de lo cotidiano y lo inesperado”.

Geney Beltrán Félix, coordinador de Cultura del Instituto Nacional de Bellas Artes, recordó que este premio fue creado en 1980, promovido por la Secretaría de Cultura Federal a través del INBA y la UdeC, y que ha reconocido la obra de escritores como Sergio Pitol, José Agustín, Elena Garro, Daniel Sada, Mónica Lavín, Ana García, Carlos Montemayor, Luis Arturo Ramos, entre otros.

Él dijo que, para el jurado, el libro de cuentos “Madres y perros” ganó por ser un texto “capaz de escarbar en la profundidad del lado humano al tiempo que narra una historia aparentemente sencilla o cotidiana, en la que el autor renueva el arte del cuento a través de nudos y personajes que nunca son lo que parecen, narrados con singular maestría a partir de una tensión permanente y la búsqueda lograda de la palabra justa”.

El jurado estuvo compuesto por Liliana Blum, Anamari Gomís y Leonardo Tarifeño. “Fabio Morábito –agregó Geney Beltrán– es un auténtico polígrafo que ha incursionado con maestría en el cuento, la novela, poesía y en la narrativa para cuentos infantiles; es un escritor que, por medio del absurdo, el misterio y la cotidianidad, ofrece en ‘Madres y perros’ una narración con destreza que provoca complicidad en el lector ante los finales impredecibles de sus cuentos”,

Al tomar la palabra, Fabio Morábito reflexionó sobre la situación del cuento “como el género literario menos valorado frente a esta cantidad industrial de novelas que se escriben y publican todos los años, todos los días”, por lo cual expresó el gusto de que el Premio de Narrativa Colima de este año se lo otorgaran, precisamente, a uno de sus libros de cuentos.

Sobre este tema, Morábito comentó que al ser un premio que se entrega a una obra publicada, no sabía ni siquiera que su libro estaba concursando, “por lo que fue una grata sorpresa que un día me hablaran y me dijeran que este libro había sido seleccionado”.

Aunque Morábito reconoció al Premio Narrativa Colima como uno de los de mayor abolengo a nivel nacional, y del cual dijo sentirse honrado de recibir, también reconoció que un premio no le cambia la vida a un escritor, “porque uno sigue escribiendo con premio o sin premio, pero es un aliciente, un reconocimiento que ayuda a sobrellevar lo ingrato que es escribir en un país que no se caracteriza por leer mucho”.

Como ejemplo de esto último, comentó que a los poetas los invitan a viajes “como una forma en que el Estado se limpia la conciencia de ser un país donde casi ningún escritor puede vivir de lo que escribe, entonces nos dan prebendas como becas y viajes, pero son cosas que no aplican igual para los cuentistas, un género muy castigado y que, a pesar de eso, uno sigue escribiendo”.

Para aquellos interesados en la escritura, Fabio Morábito dijo que se necesita tener una vocación real; es decir, “aquella que ayudará a vencer todas las dificultades hasta llegar a publicar un libro, así que mi consejo es que sean tenaces, porque los frutos tardan en llegar. Yo tardé cinco años en escribir mi primer cuento, todo era fracaso tras fracaso, hasta que por fin pude terminar un cuento que me satisfacía, por lo que no hay que tirar la toalla; esto es cuestión de seguir, seguir y seguir”, concluyó.

En representación del rector José Eduardo Hernández Nava, el coordinador general de Docencia, Carlos Eduardo Monroy Galindo aseguró que “el mejor lugar para entregar este premio es acompañado de estudiantes y profesores que tienen al lenguaje como el centro de su campo disciplinario y profesional”.

Además, agradeció el compromiso, dedicación y esfuerzo del equipo del INBA y de la Universidad de Colima “para la realización del certamen que da origen a este premio y hace que se mantenga vigente como uno de los reconocimientos nacionales más importantes en este ámbito”.

Finalmente, felicitó a Fabio Morábito, ganador del Premio Bellas Artes de Narrativa Colima 2017 y le reconoció que, “siendo el italiano su lengua materna, haya escrito toda su obra en español”.

Fabio Morábito (Alejandría, Egipto, 1955) es poeta, narrador, ensayista, traductor e investigador, que ha sido galardonado con el Premio Nacional de Poesía “Carlos Pellicer” para Obra Publicada (1985) y el Premio Nacional de Poesía “Aguascalientes” (1991), entre otros muchos.

Comparte y dale me gusta