UdeC, con buenos resultados en el Examen Nacional de Residencias Médicas 2020

Comparte y dale me gusta

*Ocupó el lugar once entre 134 universidades del país, tanto públicas como privadas.

En entrevista, el Dr. David Gutiérrez Suazo, coordinador de Especialidades Médicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima, comentó que en la convocatoria del Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM) 2020, los estudiantes de ese plantel ocuparon el sitio número once de un total de 134 universidades del país, considerando que si se tomaba en cuenta sólo a las universidades públicas, esta facultad ocuparía el séptimo lugar, con un porcentaje de seleccionados de 52.99%.

Agregó que, tomando en cuenta el promedio general de conocimientos médicos de las 134 universidades del país que participaron en el ENARM 2020, tanto públicas como privadas, nuestra casa de estudios se encuentra en la posición número 27, mientras que se ubica en el lugar 18 si sólo tomamos en cuenta a las universidades públicas.

En este sentido, Gutiérrez Suazo informó que entre los datos que emite el ENARM se encuentran las facultades o escuelas de medicina que participan, a qué entidad federativa pertenece, cuántos sustentantes por facultad participaron, cuántos fueron seleccionados y el promedio general de conocimientos médicos; “a esta información nosotros le agregamos el porcentaje de seleccionados por escuela, la media nacional del promedio general de conocimientos médicos, que es de 58.31 (la de los estudiantes de Medicina de la UdeC fue de 61.14) y la media nacional del porciento de seleccionados, que es de 37.37%”.

Con estos resultados, dijo, “podemos afirmar que la Facultad de Medicina de la UdeC forma recursos humanos de calidad en el área de la salud para la atención integral individual y colectiva, poniendo énfasis en el SER de las competencias (actitudes, valores, humanismo, ética, responsabilidad), con lo cual obtienen el desarrollo de un pensamiento sistémico y crítico, además de ser la facultad un espacio de excelencia académica y científica que genera y divulga el conocimiento y fortalece el Sistema Nacional de Salud”.

El ENARM es un instrumento de medición de conocimientos de medicina general construido con una metodología basada en la evaluación educativa enfocada a la solución de problemas médicos, que tiene como principal objetivo la selección de los médicos que se formarán como especialistas del país.

Dicho instrumento es aplicado por la Dirección General de Calidad y Educación en Salud y funciona desde la década de 1970 como la vía de acceso a El Sistema Nacional de Residencias Médicas; “a través de él se explora la capacidad para la correcta utilización de conocimientos médicos de las ciencias básicas, ciencias clínicas y salud pública, en el ámbito de la competencia del ejercicio profesional del médico general”.

En este contexto, añadió, la Facultad de Medicina de la Universidad de Colima “ha tenido la dedicación de estar reestructurando y actualizando continuamente su plan de estudios, ofreciendo un aprendizaje médico a través de competencias con la finalidad de reforzar la preparación de sus estudiantes y haciendo énfasis en una sólida preparación en las ciencias básicas, que constituyen el fundamento de la formación científica”.

Explicó que esta sólida formación básica, clínica y metodología científica, le permite a los estudiantes de la UdeC conocer la estructura, el desarrollo y funcionamiento normal del organismo humano, así como sus mecanismos de defensa, los principios farmacológicos y mecanismos de acción de los agentes terapéuticos, además de adquirir los conocimientos sobre agentes patógenos que pueden afectar la salud; “en su conjunto, los conocimientos y principios biomédicos son el fundamento de una práctica de calidad”.

Sobre el tipo de enseñanza que reciben los estudiantes de la Facultad de Medicina, el también docente universitario detalló que es a través del modelo constructivista, que toma como eje principal del aprendizaje al estudiante y crea las circunstancias para que éste desarrolle el hábito de reflexionar acerca de su experiencia vital, despierte su deseo por el conocimiento, profundice en el ejercicio de la crítica y autocrítica y desarrolle aptitudes metodológicas y prácticas propias de la elaboración del conocimiento.

Agregó que dicho modelo se logra a través del Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), una estrategia fundamentada en el aprendizaje por descubrimiento y construcción, donde el estudiante se apropia del proceso, busca la información, la selecciona, organiza y finalmente intenta resolver con ella los problemas enfrentados; “es decir, permite a los estudiantes adquirir conocimientos al tiempo que aprenden a aprender de forma progresiva e independiente guiados por un tutor (aprender cómo adquirir nuevos conocimientos, aprender cómo desarrollar sus habilidades y aprender cómo modificar sus actitudes de la forma más efectiva)”.

De cara a presentar el ENARM, añadió, los médicos cirujanos egresados de esta Facultad tienen los argumentos analíticos, reflexivos y críticos necesarios para escoger el mejor método de estudio o sistema que les permita reevaluarse y reaprender para poder aprobar el mencionado examen.

En cuanto a la formación médica de las especialidades, Gutiérrez Suazo detalló que la mayor parte, más que en un aula de clases, se desarrolla en los hospitales, donde los alumnos residentes son considerados como profesionales con títulos legalmente expedidos y registrados ante autoridades competentes, que ingresan a una unidad receptora para cumplir con una residencia; “la formación de médicos especialistas por la Facultad de Medicina se desarrolla a través del aprendizaje clínico especialista-residente, que implica la supervisión constante de su quehacer clínico por los profesores o alumnos residentes de mayor jerarquía (aprendizaje colaborativo), respetando la autonomía en la toma de decisiones”.

Por otra parte, el entrevistado señaló que, ante la llegada de la pandemia, los escenarios clínicos de los hospitales se tuvieron que convertir en unidades COVID, lo cual ha puesto en amenaza la adquisición de las competencias esenciales en la enseñanza de las especialidades médicas; “hay que recordar que en periodos de contingencia, antes que la enseñanza está la seguridad y protección de los médicos y personal de salud, por lo que existió la necesidad de reducir aglomeraciones de pacientes en los hospitales, provocando suspensión de la consulta externa, cirugías electivas y procedimientos médicos no urgentes, afectando con ello el aprendizaje de habilidades que sólo se consiguen con la realización y evaluación repetitiva y la apreciación continua”.

Finalmente, David Gutiérres Suazo dijo que la crisis de salud por COVID-19 que se vive actualmente ha impactado de manera poco favorable en la formación de los médicos residentes de todo el mundo, a un nivel que aún no se puede medir; “para lograr un aprendizaje integral será necesaria la reconversión de los hospitales sedes y subsedes para abrir los espacios de la consulta externa y la realización de cirugías electivas y de estudios de intervención programados, pero eso no depende la Universidad sino de las autoridades sanitarias competentes y del control de la enfermedad viral que se encuentra en todo el mundo”.

Comparte y dale me gusta