Se convierte en donador de órganos para más de 100 personas, tras ser víctima de un asalto

Comparte y dale me gusta

 

Una valla humana de personal médico rodea el cuerpo de Juan Pablo, quien fue despedido entre aplausos y reconocimiento porque su familia había decidido donar sus órganos para pacientes de distintos hospitales en el país, luego de presentar edema cerebral severo que lo llevó a la muerte, producto de un asalto a mano armada.

 

En el pasillo, una médica leyó la carta que escribió la madre de Juan Pablo, para despedirlo en el IMSS de Cuernavaca y permitir la primera procuración multiorgánica.

 

“Me lo arrebataron con una bala, pero ni así destruyeron el hermoso espíritu de mi bebé”. “Amigos, mi hijo es grande, mi hijo sigue dando amor y quiero gritarlo. 

 

El texto daba cuenta del homicidio del joven de 24 años, estudiante de aviación, quien la noche del domingo detuvo su auto, un Mazda color negro, en el estacionamiento de una tienda de conveniencia, en el municipio de Temixco.En ese lugar un hombre con pistola en mano pretendió despojarlo de sus pertenencias, pero Pablo se resistió, forcejeó con el delincuente para arrebatarle el arma, pero recibió un disparo en el abdomen.

 

El IMSS Morelos informó que los órganos del joven beneficiarán a 106 personas que estaban en espera de un órgano y tejido. Para esta ocasión se logró la procuración de corazón, hígado, dos riñones y dos córneas, así como piel y tejido músculo esquelético. 

Comparte y dale me gusta