Se logró controlar el Dengue en el Gobierno de Nacho Peralta

Comparte y dale me gusta

+Desde el 2017, no se tienen casos de Zika y Chikungunya +El programa de control y prevención de enfermedades transmitidas por vectores, es una de las estrategias de mayor importancia e impacto de las acciones de prevención y control en salud pública.

 

Pese a ser Colima zona propicia endémicamente para el dengue, el gobierno de José Ignacio Peralta Sánchez ha mantenido bajo control ésta y otras enfermedades transmitidas por vector como zika y chikungunya, con estrategias y acciones de prevención que van desde el control larvario y el saneamiento básico, hasta la fumigación o nebulización, en una de las estrategias de mayor importancia e impacto que se implementan en salud pública.

En esta labor ha sido fundamental el trabajo en equipo promovido por la actual administración, mediante la participación de los ciudadanos, así como la coordinación y colaboración de los ayuntamientos, en actividades como la descacharrización y la promoción de la estrategia de lava, tapa, voltea y tira, lo cual se continúa realizando en medio de la pandemia de Covid-19.

 El Programa de Prevención y Control de Vectores de la Secretaría de Salud y Bienestar Social, señala que ésta no es una tarea fácil porque Colima tiene las condiciones de calor promedio de 25 grados y humedad del 68.5%, óptimas para el desarrollo del mosco transmisor del dengue, zika y chikungunya, y aun así se ha logrado controlar la situación por parte del gobierno que está por concluir.

Control y vigilancia activa

Para enfrentar los riesgos que representan estas enfermedades, el área de Epidemiología realiza seguimiento y vigilancia en forma permanente con base en la Plataforma de enfermedades transmitidas por vector, cuyo historial indica que el Estado se mantiene dentro de las entidades con mayor incidencia por cada 100 mil habitantes y entre el sitio 10 y 15 en cuanto a número de casos.

Luego de la mayor incidencia de casos que se registró últimamente, en 2013 con 2 mil 801 casos y un 401.11 de incidencia, en 2020 hubo 397 casos con 50.71 de incidencia y este 2021 suman 100 casos con 12.59.

En otros términos, la incidencia significa que de cada 100 mil habitantes del estado enferman el indicador que señala la incidencia. Comparativamente de la incidencia en 2013 a lo que va del año 2021, hay una significativa reducción del impacto de la afectación de la enfermedad a la población.

En el caso del chikungunya hubo 981 casos identificados en 2015, 4 en el 2016, uno en 2017, y desde entonces no se han registrado casos ni decesos; mientras que en zika fueron 292 positivos en 2016, 3 en 2017, y hasta la fecha se ha logrado mantener sin muertes por ambas infecciones.

Ataque con precisión y desde casa.

De esta manera, se hacen acciones de control larvario en las viviendas y espacios en donde al mismo tiempo se promueve la participación de los ciudadanos en el saneamiento básico para evitar criaderos del mosco transmisor, labor en la que tan solo este año se han tratado 166 mil 317 viviendas con larvicidas inofensivos con el ser humano y bajo impacto ambiental.

Se han colocado 6 mil ovitrampas para identificar la densidad de moscos según la zona del Estado y de esta manera, focalizar las acciones preventivas y anticipatorias para mantener en control al dengue, enfermedad endémica en el Estado con la cual se debe aprender a convivir, pues es más antiguo el dengue que las actuales generaciones.

Batalla campal

Además de las acciones antes señaladas, este gobierno reforzó la estrategia de fumigación programando ciclos en fechas específicas antes de la temporada de vacaciones de Semana Santa por la afluencia turística; antes de la temporada de lluvia, antes del regreso a clases y luego de la temporada de huracanes, con lo que se eficienta la aplicación de los rociados.

En base a la lectura que dan las ovitrampas, se ha fumigado este año en una superficie de 44 mil 286 hectáreas, mediante tres ciclos de nebulización en los municipios de riesgo con el objetivo de disminuir las altas densidades del mosco transmisor o vector (Aedes aegypti), para lo cual se realizó una inversión de más de 11 millones de pesos con presupuesto federal y estatal.

Asimismo, se han fumigado 2 mil 250 casas con sospecha o presencia de casos confirmados para evitar brotes comunitarios y se han tratado con larvicida 166 mil 317 casas para evitar riesgo mayor y mantener control.

Se obtuvieron 242 toneladas de cacharros para su destrucción con la colaboración de la Red Colimense de Municipios por la Salud, en donde se da continuidad a las acciones de prevención comunitaria.

En este sentido, con personal de vectores y promoción de la salud se desarrollan acciones de promoción, prevención y control en la zona limítrofe de la costa de Colima y Michoacán y en Cihuatlán, Tonila y San Marcos, municipios de Jalisco, en donde se nebuliza con maquinaria pesada y se hacen acciones de control larvario y fumigación intradomiciliaria.

Al pie de guerra

Con estas acciones dirigidas en áreas de riesgo se disminuye la densidad del mosco adulto, con lo que baja también el riesgo de afectaciones y se evitan gastos catastróficos en atención médica, ausencias laborales y escolares. 

De la misma forma, se fomenta el turismo nacional e internacional al certificar espacios libres de criaderos y se contribuye a extender la prevención en las zonas limítrofes con tres municipios de Jalisco y seis de Michoacán.

Detrás de las acciones existe un ejército de mujeres y hombres que mantienen constancia, dedicación y trabajo todos los días para que la niñez, juventudes y adultos de todas las edades tengan una mejor calidad de vida, sin tener que luchar más que manteniendo patios y azoteas de sus casas limpios y libres de criaderos.

Comparte y dale me gusta