Explican a jóvenes que es y cómo lidiar con el estrés y la ansiedad

Comparte y dale me gusta

*Cristina Montejo, psicóloga, dijo a los jóvenes que hubo otra pandemia, la emocional, debido a las medidas que se tomaron, esto en el marco del Día Mundial de la Salud Mental.

La psicóloga Cristina Montejo, cofundadora de la iniciativa “Botiquín para la calma” y del Instituto Xunaan de Yucatán, impartió la conferencia “Herramientas cotidianas para el bienestar emocional” a estudiantes del Bachillerato 32, como parte de las actividades del Día Mundial de la Salud Mental.

Los seres humanos, dijo para comenzar, “podemos huir de ciertas circunstancias de la vida; sin embargo, hoy en día hay muchas de las que no podemos salir huyendo”. Por eso, a las y los jóvenes que la escucharon, invitados y al público en general, les habló del estrés y la ansiedad, emociones de las que es difícil escapar y que pueden ser incapacitantes.

“El estrés es natural en plantas, animales y en el humano; es una reacción normal. Este mecanismo se da a nivel corporal y la manera en que lo interpreta el sujeto puede generar o no ansiedad. Esta segunda respuesta emocional, la ansiedad, también ayuda a enfrentar algunas situaciones, dar energía e impulso. Sin embargo, hay personas en quienes este sentimiento no es temporal y puede llegar a ser abrumador”, expuso.

Las personas con ansiedad, continuó, “con frecuencia tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias; existe una sensación de angustia y el corazón se acelera. Durante la pandemia, muchas personas comenzaron a tener ataques de pánico, pero no lo sabían; iban a hospitales pensando que se habían contagiado porque se les dificultaba respirar, cuando en realidad era un ataque de ansiedad o pánico”.

En este sentido, afirmó que cuando este sentimiento persiste semanas o meses, puede tratarse de un trastorno de ansiedad: “Quienes presentan este problema no logran identificar una emoción en particular, sino que presentan síntomas como palpitaciones, presión arterial alta, dolores de cabeza, falta de aire, ganas de salir corriendo, jalones de cabello. Algunos pierden el control de sí mismos”.

Dijo que estos pacientes manifiestan terror y miedo potentes en poco tiempo y en cualquier momento; sin que haya un detonante concreto, sucede repentinamente: “Hay una sensación de nerviosismo, agitación, tensión física y emocional; también de peligro inminente. Se está convencido de que algo malo pasará”, explicó.

Por lo anterior, agregó, no es casualidad que las gastritis, el colon irritable y los problemas de digestión como estreñimiento o diarrea se relacionen con el manejo del estrés, así como algunos cambios físicos: acné, obesidad o pérdida de peso, caída de cabello, dolor de cabeza, irritabilidad y afectaciones al sistema inmune.

En este sentido, destacó que a quienes padecen estas emociones de manera intensa, de nada les sirve que se les diga que todo va a estar bien. Al contrario, necesitan que se valide su miedo para entenderlo: “Si por todas partes se niega lo que siente, la frustración del paciente se incrementa”, aseguró.

Reconoció que hubo otra pandemia, la emocional, debido a las medidas que se tomaron, por lo cual compartió consejos para reducir la ansiedad: “Hacer un escaneo corporal de pies a cabeza para identificar la tensión, respirar profundamente de manera que se infle el estómago, tener higiene del sueño, tomar algunos tés (fitoterapia), realizarse automasajes y actividad física breve”. A lo anterior, sumó los videos de gimnasia laboral que realiza la Universidad Veracruzana.

También compartió los nombres de las aplicaciones Forest, Pura Mente, Ser Feliz Reto 30 días, Stay Focused, 21 Days, Autoestima, Clue, Diario y Yana, las cuales ayudan a gestionar el tiempo frente al teléfono y mejorar estilos de vida.

Por último, Martin Robles de Anda, director general de Educación Media Superior, agradeció a Cirilo Topete Alcaraz, director del Bachillerato 32 de Villa de Álvarez, por llevar a la comunidad estudiantil estas conferencias. A la charla también se sumó Ganriela Vargas Rueda, directora del CEDEFU.

Comparte y dale me gusta