Conoce a Lucy y Erick; madre e hijo que hacen tarea en la banqueta de un kiosko en Tecomán

Comparte y dale me gusta

+ Lucila es inspectora de calidad en un empaque de limón, sus jornadas laborales se dividen en dos horarios, a veces de 6 de la mañana a 3 de la tarde, y otras veces en horario nocturno que le permite concluir de madrugada.

Por: Marina Rodríguez

Tecomán. Lucila Padilla, es una mujer Tecomense de 44 años de edad, madre de Erick, un pequeño de 8 años que actualmente cursa el cuarto grado de primaria en la colonia Indeco del valle de Tecomán.

Esta mañana se compartió a través De política y algo más, una fotografía en la que se muestra a Lucila y a Erick a las afueras de una tienda kiosko de la colonia Real Del Valle, ambos sentados en la banqueta, recurriendo a la alternativa que hasta el día de hoy les ha permitido cumplir con los cursos escolares en línea.

Lucila es inspectora de calidad en un empaque de limón, sus jornadas laborales se dividen en dos horarios, a veces de 6 de la mañana a 3 de la tarde, y otras veces en horario nocturno que le permite concluir de madrugada, a pesar de ello, cada día se compromete con seguir adelante, y garantizarle a Erick una buena educación y un mejor futuro.

“Como no tenemos internet en casa, Erick y yo acordamos ir al Kiosko, pues es un lugar que nos queda cerca, tiene internet gratis y desde afuera realizamos sus tareas todos los días”, menciona entre risas.

Lucila es madre soltera, antes de irse a trabajar, traslada hasta la colonia Indeco a Erick, en donde viven los tíos de su mamá, y dónde a su vez, come, realiza deberes y crece cada día; ella entre otras responsabilidades, paga mes con mes, su crédito de Infonavit que le permite junto con su pequeño vivir en una modesta vivienda.

“Nos ha costado mucho, siempre trato de apoyarlo, de aprovechar mis tiempos libres con él, le ayudo con sus tareas aunque a veces no le entiendo muy bien, todo siempre con la finalidad de buscar un mejor futuro”.

El mensaje de Lucila hacia la sociedad es claro, actualmente se viven tiempos de contingencia, momentos duros que han ocasionado cambios radicales a la cotidianidad, aún así hace un llamado para mantener la unión, a cuidarse y
seguir esforzándose para pronto salir de esta situación.

Comparte y dale me gusta