En Manzanillo, mujer denuncia agresiones físicas y sexuales por parte de la Policía Municipal y Guardia Nacional

Comparte y dale me gusta

Ania Marnay Morales Espinoza, una manzanillense trabajadora de una tienda de autoservicios, denunció haber sido violentada por elementos de la policía municipal y de la Guardia Nacional de Manzanillo.

Eran alrededor de las 10 pm del día 4 de Febrero del presente año cuando Ania se encontraba caminando apresuradamente hacia su trabajo, cuando se percató de que una camioneta de la Guardia Nacional se acercaba, quienes le marcaron el alto a un señor, y posteriormente la detuvieron a ella.

Ania relata que le dijeron que le iban a hacer una revisión, ella se negó, poniendo su bolsa en el piso procedió a decirles lo siguiente: “si quieres revisar mi bolsa, ahí está, pero a mí no me tocas”, además enfatiza que el personal constaba únicamente de varones, por lo que ella no iba a permitir que le pusieran una mano encima.

Los oficiales comenzaron a amenazarla con subirla a la unidad por faltar a la ley, además de presionarla, lo que la llevó a llamar a un familiar para que la auxiliara. Una vez llegó ésa persona y revisaron la bolsa de la víctima, los oficiales seguían insistentes en llevársela, “dijo que porque no estaba accediendo a que me revisaran”.

Luego de unos minutos una mujer oficial de la Guardia Nacional acudió y se encargó de hacerle la revisión, en la que informó a sus compañeros que no fue encontrado nada anormal, “entonces uno de los oficiales de la Guardia dijo ‘no, que la suban, para que le sirva de escarmiento’”. Aunque más familiares acudieron en su ayuda, Ania no tuvo más opción que subir a la unidad.

Ania refiere que, una vez llegaron al complejo, otra mujer, policía, se encargó de revisarla a la fuerza, aun cuando la oficial anterior le informó que Ania se encontraba “limpia”. Ania relata que la encaminaron a un baño, donde fue agredida por la oficial policía, “me dijo que pusiera mis manos en la nuca y ella me empezó a doblar los dedos, yo tengo dolor crónico, y le dije que me lastima” explica y que, cuando trato de moverse, la oficial la comenzó a golpear contra la pared.

La víctima refiere que desde su llegada le comenzaron a tomar fotografías, incluso cuando se le estaban tomando datos, al preguntar el por qué de dicho acto, contestaron que era por “requisito”. Después de pasar por el médico, la psicóloga y la trabajadora social, Ania menciona que la sentaron en una banca, en espera de la llamada de un juez.

Después de dos horas de espera, Ania entró en audiencia con el juez, donde tuvo la oportunidad de comentarle lo que había sucedido en las calles. El juez le hizo saber a la víctima que habían violado sus derechos, y que iban a proceder a poner una queja ante Derechos Humanos, además de poner una denuncia contra los elementos de la Guardia Nacional.

Asimismo, Ania menciona que siente temor de que esto vuelva a suceder, “siento que no tengo la seguridad, siento que si salgo de mi casa va a volver a pasar lo mismo” comenta y agrega que el hecho de dar a conocer éste caso ante los medios pudiera provocar que le lleguen amenazas.

“Yo no me voy a callar, yo tengo hijas, tengo ahijadas, madre. Para mi sería un pesar que pasaran por una situación tan humillante” manifiesta Ania con los ojos cristalizados, “me sentí violada, no me importan los golpes, no me importa nada, lo que me importa es lo que me hicieron como mujer”.

Comparte y dale me gusta