La democracia de consenso puede convertirse en tiranía: Alejandro Wong

Comparte y dale me gusta

*El investigador, consultor y autor de varios libros dictó la conferencia inaugural del evento académico Elecciones y democracia 2021 que organizan la UdeC y el Instituto Electoral del estado de Colima.

En una democracia “debe prevalecer la oportunidad de poder expresar nuestras ideas y que no se nos condene por decirlas, que se pueda tener opciones. Lo importante es que todos participemos y no nos quedemos al margen en la toma de decisiones. Los griegos entendieron muy bien esto, ya que tenían mecanismos en los que involucraron a todos en la toma de decisiones”.

Esto lo compartió Alejandro Wong Meraz, investigador, consultor y autor de varios libros y artículos en temas de Derecho Constitucional, al dictar la videoconferencia “La democracia del disenso versus la democracia del consenso. Un análisis desde la perspectiva electoral y de la Constitución”, con la que se inauguraron los trabajos del evento académico Elecciones y democracia 2021 organizado por la Universidad de Colima y el Instituto Electoral del Estado.

En su charla, Wong Meraz abordó el tema de la democracia, que inició en la antigua Grecia, de donde pasó a Roma y luego volvió a cobrar fuerza a partir del Renacimiento.

Después de la caída de Roma, dijo, surgieron estados teocráticos; esto es, apoyados en la voluntad de Dios y donde por lo mismo no existía la oposición, pues quien estuviera en contra de los gobernantes se oponía a Dios; “el poder absoluto se vuelve tiranía, por lo que no ve como necesaria una oposición”, dijo parafraseando a Maquiavelo.

Ante eso, añadió, se vuelven importantes instituciones como los partidos políticos, que son clave en toda democracia, “ya que no podemos concebir la democracia si no es a través de los partidos, porque ellos son los que logran, en una sociedad tan heterogénea, cierta homogeneidad al aglutinar a ciertos sectores de la comunidad”.

Habló también de cómo los partidos políticos, de ser entes ideológicos se volvieron partidos de masas para tener un mayor número de agremiados; de allí, según los tiempos, se convirtieron en partidos electoreros, donde ya no importó la ideología ni el número de integrantes, sino ganar elecciones, y finalmente se volvieron de marketing político, porque sólo les interesa vender un candidato o candidata.

En México, dijo, aunque desde la Revolución no hubo un partido único, sí hubo uno hegemónico, que es el actual PRI, y que encontró la forma de mantenerse en el poder por muchos años. De nuestro país comentó el caso de los políticos tránsfugas, que van de un partido a otro porque no tienen ideología, aunque ellos y ellas se defienden diciendo que sí, que cambian de partido, pero no de ideología, que es la cúpula la que cambia y que por eso se van a otros partidos, donde hay gente que piensa como ellos.

El doctor Wong considero que, en México, con tal de ganar elecciones, los partidos políticos han hecho coaliciones perdiendo identidad e incluso la ideología original, con tal de quitarle el poder a la oposición; “si bien lo que se busca en una democracia es el consenso, el problema es que no se está buscando el consenso, sino una visión para obtener el poder, por lo que creo que esta idea de las coaliciones sin un fin ideológico, a la postre va a ser más perjudicial para los partidos”.

Para concluir, comentó que, “en aras de buscar victorias electorales, lo que están logrando es irse deslegitimizándose como partidos políticos, y en el momento que empiezas a deslegitimarte como partido político estás condenado al fracaso. Una constitución que se va deslegitimizando puede abrir la puerta para nuevas constituciones, que pueden ser mejores o peores, pero una democracia que se empieza a deslegitimar es lo que ya Platón había advertido: ‘cuando fracasa la democracia, se instauran las tiranías’·.

En una democracia, concluyó, “preocupémonos cuando todos pensemos igual; cuando eso ocurra significa que algo está muy mal. Por eso, es importante establecer, recalcar y reforzar la democracia de oposición, la democracia ideológica, porque si hacemos prevalecer la democracia de consenso, incluso vulnerando los propios fines ideológicos, vamos a provocar que se vayan instaurando las propias tiranías”

Comparte y dale me gusta