Analiza Marco Antonio Campos los  grandes poemas de Octavio Paz

Comparte y dale me gusta

*La charla fue organizada de manera conjunta entre la Universidad, la editorial PuertaAbierta y el Seminario de Cultura Mexicana, corresponsalía Colima.

El poeta, ensayista y traductor Marco Antonio Campos impartió la conferencia “Los grandes poemas de Octavio Paz”, con lo que se reanudaron las actividades extracurriculares de forma presencial en la Facultad de Letras y Comunicación. La charla fue organizada de manera conjunta entre la Universidad de Colima, la editorial PuertaAbierta y el Seminario de Cultura Mexicana, corresponsalía Colima.

Durante su conferencia, Marco Antonio Campos analizó cuatro de los más extensos poemas de Octavio Paz: “Piedra de sol”, “Blanco”, “Pasado en claro” y “Nocturno de San Ildefonso”, éste último considerado por él como uno de los mayores poemas en castellano.

De Paz, dijo que se le considera en general como un poeta abstracto, intelectual, y agregó que “fue un hombre de pasiones cruzadas, pues era adorado o vituperado, pero sin duda es uno de los mayores intelectuales del siglo XX y con una gran trayectoria poética y ensayística”.

Su obra, añadió, puede dividirse en dos grandes vertientes: “una es la pasión lírica, que llega a su culminación con ‘Piedra de Sol’, uno de sus poemas más famosos, y la otra es su poesía crítica, que va desde ‘Salamandra’, en la década de los sesenta, y es en la que se encuentran muchos de sus mejores poemas”.

En la obra de Octavio Paz, dijo, están presentes la vanguardia y la tradición; “además, es el poeta que trabajó las formas poéticas del verso libre, verso blanco, poemas coloquiales a la manera inglesa y también en prosa, como “Águila o Sol”, en el cual expone un vivo interés en temas del México subterráneo: “Se le debe reconocer el haberse ocupado de lo nacional y sus raíces”.

“Piedra de sol”, aseguró, “es un poema que lo consagró definitivamente desde que se publicó en 1957; todos se rindieron ante Paz con ese poema, que es circular, empieza como termina, con 584 versos que según su autor hacen referencia al calendario azteca. Son todos versos blancos endecasílabos; esto es, sin rima. No hay una sola coma, todo va como girando y es un solo verso a la vez”.

“Blanco”, otro de sus poemas largos, “tiene cuatro columnas y cada una de ellas es una posibilidad de lectura; habla de los cuatro puntos cardinales, ve la poesía no sólo en el tiempo sino en el espacio: es la gran aventura vanguardista de Octavio Paz, un poema sobre el lenguaje y el amor integrados”. De este poema, dijo que es el equivalen en poesía de “Rayuela”, la gran novela de Julio Cortázar.

A continuación habló de “Pasado en claro”, que escribió a los 60 años: “Hay otro poema que no sé si lo influyó: ‘Memorial de Isla Negra’, de Pablo Neruda, quien también lo escribió a los 60 y es una revisión del pasado. Tiene varios significados, como pasar en claro la escritura, pasar en claro el pasado, pasar en claro el pasado prehispánico e histórico, y la forma en que se puede interpretar el mundo y descubrirlo”.

La conferencia concluyó con uno de los poemas que a su juicio es de los más grandes en lengua española, “Nocturno de San Ildefonso”, donde Paz “exalta sus demonios y en el que describe el México antiguo”, que evoca la Escuela Nacional Preparatoria, antes fue el Convento de los Jesuitas; “aquí aparecen en imágenes los recuerdos, mujeres históricas y literarias”.

En la conferencia estuvieron presentes Ada Aurora Sánchez, directora de la Facultad de Letras y Comunicación y Salvador Silva, director de la Editorial PuertaAbierta.

Comparte y dale me gusta