Admite Héctor Insúa errores en licencia para construir edificio en calle Primo de Verdad

Comparte y dale me gusta

En reunión de trabajo con diputadas y diputados locales, el presidente
municipal de Colima, Héctor Insúa García, admitió la existencia de
errores en la expedición de la licencia de construcción número 6244, que
autorizó la construcción de un edificio con cinco viviendas en la calle
Primo de Verdad.

La licencia 6244 fue anulada por el Tribunal de lo Contencioso
Administrativo el pasado 25 de abril, debido a que la autorizó una
persona sin facultades legales para hacerlo y por el tipo de
construcción autorizada para esa zona, que es la H2U, de acuerdo con el
Reglamento de Zonificación.

Tras la nulificación de la licencia 6244, el Ayuntamiento de Colima
autorizó una nueva licencia para la misma construcción, la 1744, que fue
cancelada por los mismos motivos: la expidió persona sin autorización
para hacerlo y era para construir cinco viviendas en el lote Primo de
Verdad número 1201.

Insúa García dijo que la anulación de la licencia 6244 ordenada por el
TCA y la cancelación de la licencia 1744, fue por un error fue de quién
solicitó el permiso

-¿Entonces el error fue del solicitante? –preguntó el Diputado Nicolás
Contreras Cortés.

-El error se deriva de origen de la presentación de la solicitud, donde
se estableció así.

-¿Pero el Ayuntamiento nunca le dijo que no?, ¿el Ayuntamiento le dio
el permiso?

-Así es.

“Ha sido un tema objeto de inconformidad de algunos vecinos, al que se
ha sumado especialmente un medio de comunicación, Diario de Colima, y
algunos actores políticos, entre ellos la regidora María Elena Abaroa”,
indicó el alcalde capitalino.

En ese sentido, aseguró que lo que hay es un grupo de vecinos
inconformes que interpretan la ley a su manera.

Cuestionado sobre la nulidad de la licencia de construcción número 6244
ordenada por el TCA, que además de autorizar edificar con
características fuera de norma para la zona se autorizó por personas sin
facultades legales para hacerlo, Insúa García aseguró que esos errores
ya fueron subsanados.

Luego de señalar que tras la nulidad de la licencia 6244, el
Ayuntamiento expidió una nueva licencia para la misma construcción, la
número 1744, que igualmente era para cinco viviendas y fue expedida por
un funcionario no facultado para hacerlo, el alcalde capitalino señaló
que esa ya fue cancelada.

Aseguró que el TCA desconoce que en el marco del Prosare, que es un
programa de apertura rápida de empresas, no sólo la persona titular de
la Dirección de Desarrollo Urbano está autorizada para expedir la
autorización de licencias de construcción, como lo establece la
reglamentación municipal.

En ese sentido, el Diputado Nicolás Contreras Cortés dijo que el Prosare
no puede estar encima de ningún reglamento municipal, por lo que
cuestionó que en dos ocasiones, en la licencia de construcción 6244 y
en la 1744, las personas que las expidieron no estaban legalmente
facultadas para hacerlo.

El munícipe explicó que en realidad la obra en Jardines Vista Hermosa no
es para construir en un lote cinco viviendas, sino una casa de cinco
habitaciones, tres en planta baja y dos en planta alta, que serán
destinada para alojamiento temporal.

COMERCIANTES REGISTRAN PÉRDIDAS DEL 80%

En lo relativo al conflicto con comerciantes y habitantes del centro de
la capital por la obra de remodelación de la calle Francisco I. Madero,
el diputado Crispín Guerra le señaló al alcalde Héctor Insúa su
incumplimiento ante el compromiso de trabajar cuadra por cuadra (quince
días en cada una), para evitar una mayor afectación y hasta el momento
no se está haciendo así.

Guerra Cárdenas cuestionó al edil capitalino si se tiene un plan de
contingencia para aminorar las afectaciones que han sufrido los
comerciantes del primer cuadro por la obra, a lo que Insúa señaló que no
se tiene contemplado ningún plan, como tampoco lo hay cuando los
comerciantes tienen buenas ventas.

En ese mismo sentido, el legislador Nicolás Contreras manifestó que los
comerciantes le han expresado su molestia y preocupación porque sus
ventas han caído en un 80 por ciento desde que inició la remodelación de
la calle Madero y cuya obra se prolongará hasta el último día de
noviembre, según aseguró el alcalde.

Contreras Cortés señaló que le mandó una imagen a Insúa para demostrarle
que este domingo 29 no se laboró, y tampoco se cumplió el compromiso del
munícipe de que se trabajaría en tres turnos desde el inicio de la obra
y apenas desde hace un par de días se ha laborado en ese esquema, de las
7 de la mañana a las 2 de la mañana, y no las 24 horas del día.

El presidente de la Comisión de Gobierno Interno indicó que de acuerdo a
los dos cronogramas presentados por el presidente municipal, al día de
ayer debió haberse concluido la primera fase de la remodelación y no ha
sido así, por lo que será prácticamente imposible que esté concluida en
tiempo.

Al respecto, el Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano, José
de Jesús Sánchez Romo, reconoció que la calle Madero ocupa la
sustitución de las redes subterráneas de drenaje y agua potable y
destacó la importancia del saneamiento de agua potable, que es
obligación de los organismos operadores en todos los municipios.

El alcalde Héctor Insúa reconoció que hay retraso en la obra y que
apenas en los últimos dos días se ha trabajado en turnos de las 7 de la
mañana a las 2 de la mañana; “sin embargo vamos a cumplir los
compromisos y el trabajo estará concluido el 30 de noviembre”.

Dijo estar consciente de las molestias y afectaciones que esta acción ha
provocado entre los comerciantes, añadiendo que la calle de la Madero no
es de ellos, sino que es de todos los colimenses.

El diputado Federico Rangel cuestionó que el Ayuntamiento de Colima no
haya entregado anticipo a la empresa que realiza la obra y no se avanza
por falta de dinero, lo que según los comerciantes es motivo de la
lentitud y retraso, a pesar de que se cuenta los recursos desde junio, a
lo que Insúa asegura que “no hay problema de centavos”, porque la
licitación estuvo apegada a la Ley de Obra Pública.

A pregunta de la diputada Gabriela Sevilla, el edil capitalino indicó
que la remodelación de la calle Madero tiene un costo de 2 millones 967
mil pesos y se trabaja en 4 mil 395 metros cuadrados; por otro lado
aseguró que se buscó al ex director de Ciapacov y éste le indicó que la
Comisión Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Colima y
Villa de Álvarez no cuenta con presupuesto para una inversión de esta
magnitud.

Finalmente, aseguró que “nadie en el municipio puede decirse perseguido
por el presidente municipal y no es cierto que yo mandé quitar al
tejuinero o a los vendedores ambulantes, yo no he girado orden alguna de
quitar a ningún comerciante y en todo caso mis funcionarios cumplen con
su obligación; juré cumplir y hacer cumplir la ley”, concluyó el alcalde
Héctor Insúa García.

Comparte y dale me gusta